Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Originalmente, los bidones de aceite de la empresa de vehículos industriales estaban almacenados sobre palets de madera. El departamento de Calidad y Medio Ambiente de la compañía recomendó la instalación de un sistema de retención para evitar la posible existencia de fugas de aceite, derrames por el suelo, etc.

La zona donde se debían instalar los nuevos suelos de retención tenía unas medidas que impedían usar los suelos con medidas estándar, por lo que la solución del problema pasaba por fabricarlos a medida.

Tras analizar otras propuestas, el cliente finalmente se decantó por los suelos ofertados por Barin S.A. Estos suelos de retención tienen la debida certificación y homologación CE para la construcción de elementos para retención de fluidos.