EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Calefacción por infrarrojos

Los sistemas de calefacción tradicionales tienen algunas limitaciones que son superadas por los sistemas de calefacción por infrarrojos. Un calefactor infrarrojo, a diferencia de uno convencional, calienta los cuerpos sólidos y no el aire. De este modo, se aprovecha más la energía, ya que el calor se dirige donde se necesita. En efecto, con los calefactores convencionales lo que se calienta es el aire, de modo que este al estar caliente suele tiende a subir, quedando abajo el aire frío. Por otra parte, los calefactores tradicionales también resecan el aire. En este sentido, los radiadores infrarrojos son muy útiles en lugares en los que haya mucho aire y grandes zonas de ventilación.

Los radiadores infrarrojos suponen un gran ahorro de energía. Además, no producen olores y se consideran sistemas limpios. Por otra parte, muchos de los modelos disponibles tienen unos diseños compactos que contribuyen a minimizar los costes de la instalación de estos calefactores. En algunos casos, los diseños se ajustan a las exigencias estéticas del cliente.

.CP-CTA-62416428