EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Shell Austria apuesta por la caja térmica de DENIOS de alta tecnología "made in Germany"

  • 04/06/2010, Zaragoza

  • La caja térmica de DENIOS ofrece una combinación óptima de rentabilidad en el templado de materias primas y, al mismo tiempo, protección para las personas y el medio ambiente.

 

La filial austriaca del grupo Shell necesitaba una solución para calentar materias primas termosensibles en el centro de mezclado de aceites.

Shell Austria eligió una innovadora caja térmica de DENIOS con la que se pueden calentar aditivos y componentes básicos.

La solución seleccionada también cumple los principios empresariales de Shell: "fomentar y suministrar recursos energéticos beneficiosos y no contaminantes."

El reto: eficiencia energética y seguridad en el proceso de producción

Shell, el consorcio global de empresas energéticas y petroquímicas, opera en más de 110 países y regiones. La empresa da empleo en todo el mundo a unos 104.000 trabajadores.

Como proveedor, Shell hace frente a la creciente demanda mundial de energía de forma responsable y siempre busca productos innovadores de aceites minerales. Shell considera que su misión es fomentar y suministrar recursos energéticos beneficiosos, no contaminantes y responsables con la sociedad.

La sede austriaca en Viena, cerca del puerto petrolero de Lobau, necesitaba para su centro de mezclado de aceites una solución de contenedor para calentar materias primas termosensibles.

El encargo requería, aparte de la integración de modernas tecnologías climáticas, la ejecución sólida y pulida de una solución especial. Durante el calentamiento en la caja, no podía darse un sobrecalentamiento de los materiales introducidos. Además, el proceso térmico debía poderse documentar y tenía que resultar comprensible.

En la caja de calentamiento debían caber barriles y también IBC (contenedores industriales de 1.000 l). Al mismo tiempo, los recipientes introducidos se debían calentar en un proceso cuyo consumo energético fuera lo más económico posible conforme al principio ecológico de Shell.

La temperatura de los aditivos oscilaba entre los -15 °C en invierno y los +35 °C en verano. Como fuente de energía se usaría vapor con una calefacción eléctrica de reserva.

Shell Austria expuso dos requisitos prioritarios a los expertos de DENIOS: la caja térmica debía ofrecer la máxima comodidad de manejo y, al mismo tiempo, la mejor eficiencia energética.

Un manejo sencillo de la caja térmica, con independencia del lugar de uso, brinda tal comodidad. La eficiencia se consiguió con un menor consumo energético al templar los aditivos de aceite.

La solución: caja térmica con sistema SPS

Las cajas térmicas de DENIOS se pueden usar de forma flexible en la práctica. Gracias a su estructura versátil y modular, fue posible ajustar al máximo la caja térmica a las exigencias de Shell, por supuesto con la cooperación de Shell Austria en el proyecto.

DENIOS completó una caja térmica donde cabían 32 barriles de acero estándar de 200 litros cada uno, u ocho IBC de 100 litros. La solución de contenedor dispone de una protección térmica total, con paneles aislantes de alta calidad y un cubeto de retención integrado para sustancias contaminantes del agua.

El templado de los medios usados se logra gracias al aislamiento térmico integral del contenedor. La caja térmica está equipada con dos puertas de rodillos aisladas que se pueden usar de forma independiente. Así se disminuye el consumo de calefacción y energía cuando se coloca el contenedor en el espacio exterior.

Del mismo modo, se ahorra energía con el sistema de control remoto de las puertas de rodillos, con el que se pueden usar éstas de forma rápida, sencilla y confortable; de esta forma, el conductor de la apiladora no pierde tiempo subiéndolas y bajándolas.

Otra peculiaridad del equipamiento técnico del contenedor es que se puede supervisar automáticamente la temperatura, que se puede ajustar a las necesidades del momento con un control programado con memoria (SPS).

Una tecnología especial de regulación permite el control de todas las funciones técnicas desde un emplazamiento central. Cada paso del proceso de producción está sincronizado así de un modo óptimo y se controla fácilmente.

Resultado y utilidad

Con esta caja térmica, Shell consiguió una estructura estable de acero, con un funcionamiento técnico impecable.

Al elegir la calidad de DENIOS "made in Germany", el cliente no quiso arriesgarse. La caja térmica de DENIOS le ofrece una combinación óptima de rentabilidad en el templado de materias primas y, al mismo tiempo, protección para las personas y el medio ambiente.

Gracias al control programado con memoria, todas las funciones técnicas de la caja térmica se pueden controlar remotamente desde un emplazamiento central.