Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

En diferentes dimensiones y potencias, destaca su modelo C‐0157, cuya potencia máxima asciende hasta los 4,50 W.

Especializada en la fabricación de módulos solares de alta eficiencia, Fadisol lanza al mercado una familia de módulos solares ideada para instalaciones estacionarias semiportátiles, como ventiladores, iluminación exterior, equipos de comunicaciones, etc. Se trata de módulos solares herméticamente cerrados en una carcasa de policarbonato transparente. Esta carcasa le confiere una gran robustez que los hace resistentes a los golpes.

Los módulos solares para intemperie fueron concebidos en un principio para uso marino, pero rápidamente se aplicó con gran éxito en todas las instalaciones a la intemperie que precisan pequeñas potencias de alimentación, incluyendo las aplicaciones de carga lenta de baterías y recarga de baterías de plomo.

Fadisol cuenta con cuatro modelos distintos de módulos solares para intemperie, entre los que destaca su serie C-0157, con 255 x 187 x 17 mm de medidas, un peso de 630 gramos, y una potencia máxima de 4,50 W. Los modelos incorporan un diodo de bloqueo que protege la descarga de la batería a través de la célula cuando no hay insolación. Asimismo, la firma suministra estos módulos con cables equipados de pinzas tipo cocodrilo y soporte inclinable. Las células fotovoltaicas son de silicio monocristalino.