Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

El objetivo de la compañía japonesa era claro: crear un espacio de exposición único, dinámico y atractivo para sus productos, donde los clientes pudieran experimentar libres de ataduras y aparatosos sistemas de seguridad. ¿El resultado? Un expositor que ha conseguido captar la atención de los clientes y destacar los productos frente a sus marcas competidoras.

Sin embargo, este diseño de expositor open-concept generaba un problema respecto a la seguridad de los artículos expuestos. De esta forma, la compañía complementó el expositor con las soluciones InVue PODS serie 1000 de GSP, una gama de soluciones antihurto, compacta y discreta que permite una total libertad de prueba del dispositivo, actuando como sistema de alimentación, liberándolo de cables y aparatosas alarmas y garantizando su seguridad frente a hurtos.

Como complemento al expositor, Canon instaló la solución IVC (Interactive Virtual Catalogue) de GSP, un software interactivo donde el cliente puede informarse al detalle de cada uno de los productos expuestos, compararlos o crear combinaciones virtuales entre distintos, simplemente con levantar un producto o varios simultáneamente - por ejemplo, probar distintas combinaciones de cuerpos de cámaras y ópticas-, cotejar las características de dos o más productos y en definitiva ayudar al cliente a una mejor decisión de compra.

GSP complementa este software con un backoffice con el que permite a sus clientes obtener datos estadísticos sobre los hábitos, intereses y necesidades de compra, además de la posibilidad de administrar sus contenidos de una manera centralizada desde cualquier dispositivo con conexión a internet, añaden fuentes de Canon.