EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Hörmann presenta un nuevo sistema de acoplamiento a la rampa que evita la pérdida de frío

  • 30/01/2007, Barcelona

  • El sistema DOBO de Hörmann dispone de ayuda para efectuar el aparcamiento del camión y ahorrar energía.

 
El sistema DOBO de Hörmann dispone de ayuda para efectuar el aparcamiento del camión y ahorrar energía.

En la logística del transporte de mercancías refrigeradas, resulta decisivo no interrumpir la cadena de frío. En el punto de carga y descarga, se presenta con frecuencia el problema de que las puertas posteriores del camión se tienen que abrir antes de haberlo acoplado a la rampa, debido a la falta de espacio delante y a los lados de la misma. Con ello, se produce una elevada pérdida de frío.

Para evitar esta pérdida, Hörmann, líder europeo en el mercado de cerramientos, ha desarrollado el nuevo sistema de acoplamiento Docking Before Opening (DOBO) con ayuda para aparcar. Mediante el funcionamiento combinado del cuadro de maniobra del semáforo, el abrigo de muelle, la puerta industrial y el muelle de carga, este sistema permite acoplar el camión a la rampa sin que se pierda frío. De esta manera, se ahorra energía y se asegura la cadena de frío en el transporte de pescado, carne u otras mercancías refrigeradas.

El componente central del sistema DOBO de Hörmann es la ayuda para aparcar. Ésta facilita al conductor del camión la maniobra delante de la rampa. Mediante una señal infrarroja, un semáforo que se encuentra en el campo de visión del conductor conmuta de verde a amarillo cuando el camión que retrocede se encuentra a dos metros de la rampa. Si el vehículo entra entonces en el campo del abrigo de muelle, el semáforo cambia a rojo y el vehículo se para. Ahora, el abrigo de muelle inflable de Hörmann realiza el cierre estanco de la zona de la rampa, de manera que no pueda penetrar aire caliente del exterior.

A continuación, se puede subir la puerta y la uña retráctil del muelle de carga se sitúa sobre el hueco entre la rampa y el camión. Gracias a ello, se evitan accidentes por caídas. Después de haber descendido de nuevo los amortiguadores, hay suficiente espacio para abrir las puertas del camión. Una vez estén las puertas completamente abiertas, el muelle de carga de uña retráctil desciende sobre la superficie de carga del camión. En ese momento, puede iniciarse la carga y descarga del vehículo, sin que antes se haya perdido energía.