Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Como parte fundamental de su política de responsabilidad social corporativa, Jungheinrich se ha sumado a la Cruz Roja en la labor de concienciar sobre la situación de extrema vulnerabilidad que viven los niños y las niñas que padecen inseguridad alimentaria. Y es que, tal y como se desprende del 8º estudio del Observatorio de Vulnerabilidad de la Cruz Roja en Cataluña, "El acceso de la infancia a la alimentación saludable", actualmente el 22% de los niños y niñas atendidos por Cruz Roja en proyectos de pobreza sufren inseguridad alimentaria severa.

La ayuda por parte de Jungheinrich consiste en una donación económica que se destinará a dotar a las familias de los recursos que les permitan acceder a alimentos saludables y de calidad. "Renovamos nuestra alianza con la Cruz Roja en nuestro empeño por ayudar a las familias más afectadas por la crisis económica a ofrecer a sus hijos e hijas una dieta variada y equilibrada que contribuya positivamente a su desarrollo", explica Dirk Mirovsky, Gerente de Jungheinrich en España.

La Alianza Humanitaria para la Alimentación Infantil ha recogido hasta ahora 986.515 € gracias a la colaboración de la sociedad civil y de diferentes empresas y entidades. Gracias a ello, este 2015 ha repartido cerca de 61.294 ayudas alimentarias infantiles. A partir de 2016, la Cruz Roja en Cataluña tiene previsto poner en marcha la segunda fase de la Alianza Humanitaria para la Alimentación Infantil, que se centrará en combatir la inseguridad alimentaria severa. Se realizará un trabajo integral con las familias que sufren inseguridad alimentaria severa, ofreciéndoles acompañamiento para que adquieran autonomía y puedan así mejorar sus condiciones de vida. Las donaciones realizadas por las empresas y entidades colaboradoras se concretan en kits de apoyo social, becas de alimentación de primaria y secundaria o tarjetas de prepago para la compra de productos básicos.