Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

El AGV es capaz de recibir órdenes a través de los movimientos que el operario realiza con la mano y el brazo. Además de las órdenes recibidas visualmente, el AGV utiliza la visión artificial de su entorno para definir la distancia al operario y tomar decisiones sobre la velocidad a la que se moverá y el camino a seguir. 

La ventaja de este desarrollo es que se crea una interacción más natural entre el operador y el AGV y reduce la necesidad de tener diferentes dispositivos para controlar el proceso en el entorno de trabajo. Este desarrollo puede ser especialmente interesante para un proceso de picking en una planta de producción.

Las funciones básicas que están ahora programadas son las siguientes:

  1. Llamar al AGV
  2. Ven a mí y sígueme
  3. Stop

Juan Prieto, director general de Kivnon afirma que "este es un paso muy importante y realmente nos sentimos parte del desarrollo del futuro de la fabricación". "El hecho de que nuestro desarrollo tuviera éxito nos muestra que vamos a ser capaces de hacer productos Kivnon aún más fáciles de usar en el futuro", augura. El Sr. Prieto prevé que las instalaciones de fabricación del futuro estarán llenas de este tipo de AGVs.

Kivnon enfoca su filosofía al desarrollo de productos altamente innovadores y fáciles de usar. Por lo tanto, este producto se adapta perfectamente en el plan a largo plazo de la empresa para hacerla líder en innovación, soluciones fáciles de usar y reducción de costes gracias a sus AGVs y sus productos relacionados.

Kivnon presentará uno de sus primeros prototipos de AGV con visión artificial en la feria de Logística y Distribución que tendrá lugar en Madrid el 23 y 24 de noviembre de 2016.