Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Gracias a su detección de aristas y a la emisión de señales de control al accionamiento se puede guiar la pista ópticamente, con lo que se automatiza fácilmente la conducción. Las rutas de los sistemas de transporte sin conductor se pueden adaptar con flexibilidad mediante cintas de pistas optimizadas. El diseño compacto del OGS 600 y su pequeña distancia mínima al suelo de tan solo 10 mm permiten integrarlo incluso en vehículos planos. Los modelos con diferentes anchos de detección y tiempos de respuesta ofrecen una gran diversidad de posibilidades de aplicación, incluso en curvas cerradas y a altas velocidades de marcha. La parametrización y la integración de las interfaces se realiza con el software Sensor Studio.

Un asistente analiza individualmente el contraste del suelo y la pista y recomienda el mejor color posible para la pista. Así se garantiza una gran seguridad de funcionamiento y frente a la luz ambiental, así como una rápida puesta en marcha con un simple ajuste de la dirección.