Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

El tamaño reducido de la horquilla permite su instalación aun más cerca del final del dispensador de etiquetas, simplificando el control de la aplicación. Además, dispone de tiempos de respuesta más cortos y repetibilidad mejorada.

Los nuevos sensores optoelectrónicos de horquilla de las series GS 61 y 63 forman, junto con los ya exitosamente conocidos sensores de horquilla de ultrasonidos GSU 14B e IGSU 14B, una familia de productos de excelentes prestaciones. Han sido diseñados especialmente para la detección de etiquetas no transparentes. Su ancho de boca de 3 milímetros permite su uso en un gran abanico de aplicaciones como p.ej. en el tratamiento de trípticos o etiquetas dobladas.

La parte baja de la horquilla, con diseño "estrecho", es muy fina y facilita el montaje directamente al final del dispensador de etiquetas incluso en aplicaciones con poco espacio. La GS 61, a nivel mundial el sensor de horquilla más pequeño para el sector de etiquetaje con calidad industrial, ofrece gran versatilidad en su montaje. Los dos sensores permiten, gracias a sus "marcas" bien visibles, la alineación rápida y sencilla de la cinta de etiquetas. La tecnología de conexión incorporada ha sido diseñada para aplicaciones con poco espacio y su montaje directo. Están disponibles con cable o con conector M8, que puede tener salida horizontal o vertical. El ajuste de sensibilidad de la GS 61 se realiza a través de la función aprendizaje (Teach-in) o simplemente a través de potenciómetro multivuelta, sin necesidad de utilizar herramientas. El botón para esta función puede ser desmontado y la tecla de aprendizaje (Teach-in) de la GS 63 puede ser bloqueada para evitar su manipulación.

La carcasa de la GS 61 es de plástico, mientras que la GS 63 tiene una carcasa de metal con superficie tratada por cataforesis, para protegerla ante la corrosión.
Tecnológicamente, la GS 63 destaca por su alta frecuencia de conmutación y sus tiempos de respuesta reducidos que garantizan un alto grado de repetibilidad. La función ALC (auto control) mejora la seguridad de funcionamiento. El propio sensor corrige el umbral de conmutación en cuanto hayan diferencias en materiales dentro de las etiquetas de la misma cinta, asegurando que siempre está disponible la máxima reserva de funcionamiento. Estos dispositivos disponen de una salida de aviso, al igual que la IGSU 14B. Gracias al autocontrol del dispositivo, fallos en el teach-in o durante el funcionamiento (suciedad o un cambio del umbral de conmutación) son detectados e indicados.

Con estas prestaciones optimizadas, esta nueva familia de sensores optoelectrónicos de horquillas define nuevos estándares en cuanto a funcionamiento y flexibilidad.