Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Tras el gran éxito conseguido con el lanzamiento de la nueva gama de carretillas eléctricas Linde Serie 387 a principios de enero del 2011, Linde Material Handling Ibérica completa la gama con los vehículos de grande tonelaje con capacidades de 3500 a 5000 kg, y con ello, vuelve a registrarse con referente en materia de eficiencia y confort. Las numerosas variantes de los vehículos de esta serie cubren las más diversas aplicaciones y exigencias.

En este segmento de carretillas, Linde MH es el único fabricante de equipos de manutención, que ofrece la posibilidad de elegir entre modelos estándar con baterías grandes (840 Ah), que permiten tiempos de operatividad considerablemente más largos, y modelos más compactos con baterías más pequeñas (700 Ah), que se ajustan a los espacios reducidos. Pero de las ventajas de las nuevas carretillas eléctricas E35 a E50 no sólo se beneficiarán los propietarios, sino también los conductores. Éstos podrán disfrutar de una nueva generación de asientos, que también equipan las versiones remodeladas de las carretillas térmicas Linde H40 a H50. En ambos tipos de máquina, Linde MH monta opcionalmente un asiento confort con suspensión neumática y reposabrazos de nuevo diseño. Y con el asiento «Active», también opcional, los que busquen aún mayor confort pueden obtener adicionalmente un sistema de ventilación para las superficies de asiento y respaldo, que aporta un grado de bienestar más elevado, por ejemplo, cuando las temperaturas sean más altas.

En la comercialización de la serie más pequeña, la ventilación activa durante el proceso de carga de la batería se ha revelado un factor de grande suceso en la nueva serie de carretillas eléctricas. También en las carretillas de mayor tonelaje, que actualmente están saliendo al mercado, éste es un argumento importante para el cliente. Porque gracias al ventilador eléctrico opcional, que expulsa de forma controlada, a través del contrapeso en la parte trasera, los gases generados por la batería durante el proceso de carga, el usuario ahorra tiempo y necesita menos espacio, porque ya no es necesario abrir las puertas durante el proceso de carga. Lo único que debe hacer el conductor es abrir el capó y conectar el cable de carga de la batería a un cargador externo, o bien, enchufar el cable de carga del cargador incorporado de alta frecuencia a una toma de corriente externa de alto voltaje.

Pero también las demás innovaciones de la serie, como, por ejemplo, el control de tracción de serie, la indicación en minutos del tiempo de autonomía restante o los tres diferentes modos de potencia, son implementadas en los modelos más grandes. Además, la carretilla eléctrica de 5.000 kg de capacidad tiene un centro de gravedad de la carga de 600 mm para el transporte de grandes cargas.