Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

El organismo oficial que solicitó los servicios de Lotum había instalado una rampa metálica en el exterior del edificio.

Estas rampas, aún teniendo un relieve antideslizante, no son seguras. En días de lluvia o con superficie mojada son frecuentes las caídas. El sistema no era efectivo y los usuarios sufrían caídas con facilidad.

La solución

Se procedió a la preparación mecánica de la superficie, realizando entregas en la chapa lagrimada de la rampa.

Se delimitó la zona en la que se debía aplicar las franjas, con una separación de 20 cm entre las mismas. Posteriormente se aplicó una resina especial con cargas cerámicas y se espolvoreó un agregado de alta resistencia a la abrasión, en frío.

El resultado fue tremendamente satisfactorio, consiguiendo una solución funcional y estética y un riesgo de caída minimizado.