Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Lotum procedió a realizar una limpieza y preparación mecánica del sustrato. Se regularizó el suelo con un autonivelante polimérico a un espesor promedio de 15 mm en los 150 m² que estaban en peor estado, y los 650 m² restantes fueron regularizados con un mortero epoxi.
A continuación, se aplicó un sellante epoxi en color gris, marcando los pasillos de transito en color azul y las líneas de los bordes en color amarillo.

Ventajas del sistema:

Se ha dotado a la zona de calderas de esta empresa de un pavimento plano y regular apto para el tránsito y resistente a los posibles derrames accidentales fruto de las muchas conducciones presentes en esta zona.