EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

LyL Ingeniería presenta los beneficios de la volumetría

  • 16/02/2015, Barcelona

  • Durante muchos años, la idea de utilizar datos dimensionales y de peso ha suscitado el interés de las industrias de la paquetería y la distribución.

 

Solicitar información y/o presupuesto

 

Se ha producido un error y no se ha podido enviar la informaciónNo se ha podido enviar parte de la información.
Por favor, vuelva a intentarlo
Por favor, inténtelo de nuevo
Desde hace ya tiempo, los remitentes y los transportistas buscan constantemente formas de optimizar el uso de sus almacenes, camiones, tráilers, contenedores de envío y aviones. La idea es que el espacio vale dinero.

Hasta ahora, la recogida de datos volumétricos y de peso para aprovechar mejor el espacio y generar más ingresos o ahorrar costes, ha resultado lenta, imprecisa y ha requerido demasiada mano de obra para utilizarla realmente en la práctica. Pues bien, con la llegada de los equipos de escaneo automático de dimensiones, podemos olvidarnos de estos problemas y centrarnos en lo fundamental: ganar dinero. Tomemos, por ejemplo, el caso del transportista. Los contenedores de envío, los camiones, los tráilers y los aviones suelen llenarse (es decir, se quedan sin espacio)
mucho antes de superar su capacidad de peso. Como resultado, muchos transportistas han intentado compensarlo adoptando tarifas basadas en el volumen además de las tarifas estándar, que se basan en el peso (esto se llama peso dimensional). Al cubicar sus cargas útiles (determinando la longitud, anchura y altura de un envío concreto), el transportista calcula un precio de envío basado en el volumen, que es comparable a las tarifas más tradicionales, basadas en el peso. Entonces, el transportista puede facturar los envíos de la forma que resulte más rentable, evitando así llenar sus vehículos con cargas ligeras y ser penalizado por las tarifas convencionales basadas en el peso.

Todo esto suena bien sobre el papel pero, en la actualidad, los clientes exigen que el transporte sea más rápido que nunca y con plazos de entrega cada vez más apretados. A menudo, los transportistas no tienen tiempo de medir las cargas a mano y respetar los plazos de entrega de los clientes. En última instancia, el transportista acabará perdiendo los ingresos potenciales que podría obtener dimensionando la carga, para no retrasar la entrega.

Los sistemas de volumetría

Ahora, gracias a estos equipos automatizados de tecnología punta, los transportistas pueden dimensionar y pesar la carga rápidamente y con precisión, sin retrasar la producción ni los estrictos plazos de entrega de las operaciones. El uso de los sistemas automáticos de volumetría y pesaje tiene una gran ventaja: el transportista puede obtener al mismo tiempo datos relativos a las dimensiones y al peso, sin ningún esfuerzo. ¿Cuáles son los beneficios? Si la tarifa del peso volumétrico de un paquete no es mayor que la de su peso, se volverá a pesar la mercancía para asegurarse de que el peso declarado sea exacto. Muchos transportistas consideran este proceso de repesado como una inversión rentable.

Pero los transportistas no son los únicos que se benefician del uso de un sistema de volumetría. Ciertamente, el sistema ayuda al transportista a generar ingresos pero también ayuda mucho a mejorar la eficacia de los centros de distribución. Se pueden ahorrar grandes cantidades de dinero si se utilizan unos datos dimensionales y de peso exactos al tomar decisiones para mejorar la eficacia de un almacén. Muchas instalaciones de distribución modernas, en un intento por operar de forma más eficaz, han invertido mucho dinero en los sistemas informáticos para la gestión de almacenes (SGA) con vistas a simplificar las funciones de recepción, recogida y envío. Sin embargo, en demasiadas ocasiones, se introducen en el sistema datos dimensionales y de pesos inexactos, lo que dificulta su eficacia y, por supuesto, el retorno de la inversión del software. Con datos dimensionales y de pesos exactos y fiables, procedentes de un sistema de dimensionamiento automático, el WMS o sistema de información del almacén podrá:

Recomendar la mejor ubicación de almacenamiento para los productos entrantes (agrupamiento).

Seleccionar las cajas del tamaño idóneo para el embalaje y el envío de los pedidos (empaquetado).

Optimizar el uso del espacio dentro de un contenedor o tráiler, gracias a una planificación eficaz de la carga (optimización de la carga). Otro aspecto que el distribuidor deberá gestionar con gran cuidado es la cumplimentación y/o envío. Muy a menudo, el distribuidor acaba abonando a un transportista cuantiosos recargos indeseados y, sin duda innecesarios. Esto sucede cuando el remitente declara en el manifiesto mercancías de baja densidad teniendo en cuenta sólo el peso, y el transportista dimensiona después la mercancía para aplicar una tarifa más adecuada basada en las dimensiones.

Cuando esto ocurre, al remitente o a la empresa encargada no les queda más remedio que asumir los recargos impuestos por el transportista, y rara vez podrán recuperarlos repercutiéndoselos a sus clientes. Estos recargos pueden ser sustanciosos e innecesarios. Las empresas podrían ahorrar mucho dinero si usaran un dispositivo de volumetría automatizado para calcular correctamente los fletes de salida, dentro de sus procesos de envío y cumplimentación.

Resulta fácil ver que, sin un sistema de volumetría y pesaje en el almacén, es mucho menos probable que una operación de distribución alcance todo su potencial de ahorro de costes.

¿Cómo funciona un sistema de volumetría?

Estos sistemas utilizan los últimos avances en tecnología de detección, como ultrasonidos, láseres, cámaras de visión/CCD, sensores de luz y luz infrarroja, para escanear la longitud, anchura y altura de una mercancía o paquete. A menudo, esta tecnología se combina con otras, como los sistemas de escaneado de códigos de barras, impresoras de etiquetas y sistemas de pesaje en línea o estáticos obteniendo así un sistema completo llave en mano para el dimensionamiento, pesaje y seguimiento. Toda la información de volumen y peso obtenida por estos sistemas es almacenada electrónicamente o transferida automáticamente a un sistema de procesamiento de host donde puede utilizarse de forma rentable. En algunos casos, estas soluciones de transferencia de datos son "estándar" y compatibles con la mayoría de los sistemas de almacenamiento informatizados. En otros casos, son personalizadas según los requisitos del cliente. En todos los casos, son fáciles de usar y se convierten rápidamente en un elemento crucial para integrar el equipo de dimensionamiento en la operativa.

Si un transportista o centro de distribución está interesado en el dimensionamiento y el pesaje de las cargas, hay una gran variedad de configuraciones de productos posibles. El primer paso a seguir es evaluar sus necesidades y la operativa, antes de elegir la configuración que mejor se adapte al caso concreto. El buen uso de un equipo de cubicaje dependerá, en gran medida, de la comprensión de lo que se desea conseguir y las limitaciones asociadas. Lo más probable es que haya una máquina de cubicaje que se adapte a las características únicas y a la actividad de las instalaciones. Entre los productos hay pequeñas estaciones de cubicación y pesaje portátiles; máquinas de cubicaje en línea (con cinta) para instalaciones de clasificación automatizada; y grandes sistemas estáticos que pueden medir y pesar paquetes de mayor tamaño y cargas
paletizadas.

Conclusión:

Si está pensando en adquirir un sistema automático de volumetría y pesaje para aumentar su eficacia o generar más ingresos, tenga en cuenta que tiempo y espacio = dinero. Aproveche los suyos al máximo.

Teléfono
Ver teléfono
Página web
Visitar Web
E-mail
Enviar Mail
Dirección Parc Tecnològic Barcelona Nord
C/ Marie Curie, 8-14, A-209
08042  Barcelona
ESPAÑA
(Haga click aquí para ver mapa)