Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

El nombre de Mosca se ha asociado durante mucho tiempo con la fiabilidad en el transporte, algo muy importante a tener en cuenta cuando se trata ladrillos y otros materiales de construcción. En la feria Bauma de este año, que es la exposición más grande e impresionante del mundo de maquinaria de construcción y tendrá lugar del 8 al 14 de abril (pabellón C1, Stand 207), Mosca presentará dos máquinas flejadoras diseñadas para aplicaciones en la industria de la construcción. Equipada con un cabezal de sellado de alto rendimiento, la flejadora MK-50 fleja de forma fiable productos semiacabados y otros productos pesados.

Con dos flejadoras RO-M-RI, es posible flejar listones de madera estrechos que van desde 4 a 8 metros. El uso de piezas de desgaste en estas flejadoras es mínimo por lo que está garantizada una máxima disponibilidad, incluso en entornos con aire impuro o temperaturas extremas. El cabezal de sellado de alto rendimiento hace que la máquina flejadora MK-50 sea realmente versátil. "La flejadora MK-50 se diseñó originalmente para la industria de la cerámica, pero ahora, con el cabezal de alto rendimiento de 15 o 19 milímetros, se ha convertido en una máquina que se puede utilizar para cualquier sector de la construcción", explica el CEO de Mosca GmbH Timo Mosca. "La tensión de fleje llega hasta los 5000 newtons, capaz de flejar y asegurar de manera fiable productos más pesados no paletizados". El cabezal de sellado de la MK-50 se puede utilizar con fleje de PET de hasta 19 milímetros de ancho y un grosor de hasta 1,3 milímetros. El cabezal también garantiza una alta resistencia a la tracción del fleje en el punto de la soldadura, que soporta un 80 % de la carga de rotura del fleje.

Si la flejadora se va a utilizar únicamente para productos ligeros, el cabezal por ultrasonidos SoniXs puede ser una alternativa rentable, ya que ofrece una tensión máxima de fleje de hasta 2500 newtons y se puede utilizar con flejes de PP o PET con un ancho de 9,5 a 12,5 milímetros. Ideal para líneas totalmente automatizadas, la flejadora MK-50, que se exhibirá en la feria Bauma, estará equipada con trasportadores ala entrada y a la salida. Cuando un paquete entra en la máquina, el arco y el cabezal se mueven hacia abajo y el ciclo de flejado se activa a través de una interfaz antes de que el paquete avance por el transportador.

El hecho de flejar el producto también se puede utilizar como ayuda a la hora de transportarlo, por ejemplo cuando los operarios tienen mover el paquete flejado (ladrillos, por ejemplo) con la mano.
La MK-50 se ha probado en materiales de cerámica y arcilla y estos materiales quedan protegidos de manera óptima contra la suciedad, las altas temperaturas y otras condiciones externas. El cabezal de sellado está situado encima del arco y, por lo tanto, no está afectado por la caída de partículas. Además, los componentes electromecánicos ayudan a garantizar la máxima disponibilidad de la máquina.

Para productos largos y estrechos

Gracias a su arco especial con forma de anillo de 300 milímetros de diámetro, la flejadora RO-M-RI, que también se exhibirá en la feria Bauma 2019, está diseñada para flejar tejas, listones de madera o secciones de metal. Estos productos suelen entrar a la flejadora de forma cruzada, un desafío que queda resuelto con la RO-M-, ya que esconde el arco, dando lugar a una superficie plana en la que los productos se pueden colocar fácilmente. Una vez posicionado el producto, el arco vuelve a cerrarse y lo fleja. El tamaño de producto mínimo es de 65 milímetros. La RO-M-RI se utiliza a menudo en líneas totalmente automatizadas. Se pueden poner múltiples máquinas en serie para flejar rápidamente madera o listones de cuatro a ocho metros de longitud. La máquina flejadora también se puede utilizar manualmente y activar el ciclo de flejado mediante un interruptor. Además de flejes de PP, la RO-M-RI también puede utilizar otros fleje con mayor elasticidad, que se utilizan comúnmente en la industria maderera.

Al igual que la flejadora MK-50, la RO-M-RI garantiza la máxima disponibilidad de la máquina gracias a la tecnología DC con motores sin escobillas. Esto elimina la necesidad de utilizar componentes mecánicos que se desgastan, como embragues o correas. Al no tener escobillas, los sistemas son resistentes al polvo y la suciedad y, en caso de surgir problemas, los técnicos pueden sacar fácilmente el cabezal de sellado de la máquina sin necesidad de herramientas y reemplazarlo en cuestión de minutos, productos semiacabados y otros productos pesados.