Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Barcelona fue el escenario de la primera reunión de gerentes de sucursales Pilz en Europa, un encuentro que tuvo lugar el pasado 9 de noviembre y que tenía como objetivo acercar las distintas realidades que configuran los mercados del viejo continente.

A la reunión asistieron representantes de Bélgica (Renaat Vandelanotte), Turquía (Yavuz Copur), Holanda (Jan Tournois), Italia (Luca Bogo), Francia (François Obert) y Alemania (Martin Frey y Sabine Dimjasevic), bajo la dirección de Daniel Moya, nuevo director regional europeo de Pilz.

El encuentro tenía como objetivo impulsar el inicio de la nueva etapa de relaciones entre sucursales, ampliar el conocimiento y la comunicación entre sedes y compartir experiencias, modelos y formas de afrontar el mercado. La sesión se inició con la presentación de cada país. Cada gerente expuso el modelo de negocio aplicado, el enfoque estratégico y el tipo de producto, así como también las particularidades, diferencias y singularidades de cada región.

El reto de la colaboración

Según Daniel Moya, esta nueva etapa ofrece grandes oportunidades, ya que "es muy importante que cada país pueda exponer su experiencia, su conocimiento de mercado y cómo afrontan retos específicos. Compartir este conocimiento enriquece al resto de sucursales y se crean sinergias muy interesantes". Esta primera toma de contacto abre una etapa de colaboración entre sedes, dirigida desde Barcelona, para generar procesos de mejora que, al final, se verán reflejados en una mayor atención y proximidad a los clientes de los países participantes.

Pilz abre una sede de dirección europea de ventas internacionales de Pilz en Barcelona. Desde esta sede, a partir de este mismo año, se dará soporte a países como Italia, Francia, Inglaterra, Turquía, Dinamarca, Noruega, Suecia, Holanda, Bélgica, España o Portugal.