Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

CM18 y CM38: la nueva generación de sensores de proximidad capacitivos

Con un rango de temperatura de entre -30 °C y +85 °C, también soportan las oscilaciones de temperatura extremas. Su carcasa resistente y certificada por Ecolab los hace especialmente idóneos para su utilización en entornos higiénicos y húmedos. Además, se ha ampliado la distancia de conmutación, se ha mejorado la compensación de polvo y humedad, y se ha incluido un LED adicional que informa sobre la estabilidad de la señal.

Sensores de proximidad capacitivos CM

Los sensores de proximidad capacitivos detectan todo tipo de materiales: polvo, granulados, líquidos y sólidos, incluso a través de paredes de plástico o de vidrio. Se pueden usar en numerosas aplicaciones industriales; por ejemplo, en la industria electrónica y solar para la detección de obleas solares; en la industria de los embalajes para la detección de aluminio, cartón y papel; en la industria del plástico para la detección de distintos medios; en máquinas de procesamiento de la madera; y en la industria farmacéutica y química para la detección de distintos fluidos.

Sensores eficaces y duraderos para la detección de objetos y de nivel

La gama de productos CM con carcasa métrica dispone de una compatibilidad electromagnética (CEM) muy elevada, lo que evita conmutaciones erróneas. Los sensores permiten un ajuste de la sensibilidad rápido y sencillo mediante potenciómetro o tecla teach-in, lo que ahorra tiempo para su puesta en servicio. En el caso de ubicaciones de difícil acceso, el sensor puede ajustarse de forma externa con techa de aprendizaje a través de un cable. Además, los sensores de proximidad CM se caracterizan por su alta resistencia a oscilaciones y choques, así como por una baja sensibilidad al polvo y la humedad. Junto con el asistente de ajuste óptico, estas características garantizan una detección segura de los objetos y, con ello, menores tiempos de inactividad de las máquinas.