Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Este tipo de aviones no llevan pasajeros, sino que sólo transportan bienes. Poseen unas puertas más grandes, para facilitar la carga y descarga de los bultos. Y no tienen butacas como los aviones comerciales, sino que utilizan todo el espacio disponible para poder llevar la máxima cantidad de mercancía posible, en cada viaje.

¿Qué suelo poner en un avión de carga?

Por supuesto, hace falta un suelo muy resistente, ya que deberá soportar el peso y la manipulación de los artículos que traslada el avión. Los bultos en general son bastante pesados, y es fácil que el suelo se desgaste al moverlos para ponerlos en el sitio adecuado para realizar el viaje.

Pero además, es necesario un suelo disipativo para no generar cargas electroestáticas que puedan interferir en los aparatos eléctricos de la aeronave.

¿Qué es un suelo disipativo?

Los suelos disipativos pertenecen a un tipo de suelos que poseen un tratamiento específico que permite que la carga electroestática que podemos llegar a acumular, se disipe a través de ellos, reduciendo de forma considerable las descargas estáticas, esos incómodos "chispazos" que a veces se producen al tocar un objeto metálico.

Las losetas compactas Traficline AS, reúnen todas estas características. Cumplen con la norma EN 61340-4, que es la utilizada para evaluar el nivel de resistencia eléctrica del suelo. Sus propiedades antiestáticas, medidas por la resistencia eléctrica transversal del compuesto, no requieren la instalación de un sistema conductor conectado a tierra.

Además, no es necesaria ninguna preparación específica en el suelo antes de su colocación. Y su instalación es muy sencilla, ya que no hace falta encolarlas.

Estas losetas de PVC, de 50×50 cm y 7 mm de espesor, son unas de las soluciones técnicas que ofrece el suelo vinílico Traficline para responder a los requisitos técnicos específicos, como pueden tener las unidades de centrales informáticas, las centrales telefónicas, los talleres equipados con material de control digital, las zonas EPAs (áreas protegidas contra las descargas electroestáticas) en la industria del automóvil o electrónica, etc.

En suelos conductivos y disipativos, Traficline ofrece dos alternativas:

  • Traficline ESD: suelo entre un nivel 104 Ω - 106 Ω
  • Traficline AS: entre 106 Ω - 109 Ω