EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Nueva cámara termográfica Testo 885

  • 05/10/2011, Cabrils (Barcelona)

  • Testo presenta el primer modelo de la nueva generación profesional, con ergonomía avanzada, calidad de imagen excelente y prestaciones innovadoras.

 

Con el testo 885, el fabricante Alemán lanza al mercado una cámara termográfica repleta de tecnología innovadora. El testo 885, en el nuevo formato videocámara con asa rotativa, permite trabajar más fácil y efectivamente, además de contar con una excelente calidad de imagen.

El nuevo testo 885 es el primer modelo de la nueva generación profesional de cámaras termográficas, dirigida a los profesionales más exigentes. Creada a partir de las necesidades de termógrafos especialistas y gracias a soluciones tecnológicas innovadoras, nunca antes una cámara termográfica había ofrecido una ergonomía, facilidad de uso y unas prestaciones similares en cualquier tipo de situación, por exigente que esta sea.

Objetivo: la mejor calidad de imagen

La combinación de una óptica de primera clase con "luminosos" gran angular o teleobjetivo, un gran detector de 320 x 240 píxeles, una NETD <30 mK y componentes de alta calidad consiguen un enfoque extremadamente preciso y un contraste excelente en cualquier termografía. Gracias a la tecnología SuperResolution, puede obtenerse una termografía de tamaño 640 x 480 píxeles en el software IrSoft.

Para termógrafos profesionales en la industria y la construcción

En la construcción, si el objeto a medir es demasido grande para que quepa en una sola termografía, el testo 885 incluye un asistente para formato panorámico, en el que pueden acoplarse, con precisión, varias termografías, manteniendo todo el detalle y resolución original. La tecnología SiteRecognition puede utilizarse para la realización eficiente de rutas de inspección. Ésta se encarga de reconocer automáticamente el lugar de medición, almacenar y administrar las termografías tomadas. La posibilidad de realizar mediciones en rangos de temperatura de hasta 1.200°C permite que el testo 885 sea adecuado para una amplia gama de aplicaciones industriales.

Esto convierte al testo 885 en la primera opción para todas las aplicaciones, no sólo en la construcción, sino también en la termografía industrial, donde la calidad de imagen y un manejo eficiente son esenciales.