Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Además, y según estima la Real Sociedad de Prevención de Accidentes2, una entidad de Reino Unido que vela por la seguridad en carretera, los hombres jóvenes, los conductores de camión, los conductores de coches de empresa y los trabajadores por turnos son los que tienen más riesgo de quedarse dormidos al volante.

Por tanto, la fatiga del conductor representa un reto real para cualquier empresa que cuente con una flota de vehículos. TomTom Telematics ofrece algunos consejos para gestores de flotas, con el fin de ayudar a reducir el riesgo de sufrir fatiga al volante.

Forma a tus conductores sobre el riesgo que supone la fatiga:

  • Abrir la ventana, encender la radio o tomar un café cargado mientras se conduce no solo no ayuda a evitar la fatiga, sino que puede aumentar el riesgo.
  • Los momentos de mayor peligro son: desde las 12 de la noche y las 6 de la mañana y después de comer. En esas horas es cuando el cuerpo está en menor estado de alerta.
  • Si nota somnolencia, debe parar inmediatamente. Se puede tomar un café cargado y echarse una siesta de 15 minutos hasta que la cafeína surta efecto, o dar un paseo para refrescarse.
  • Deben evitarse las comidas copiosas, ya que aumentan la somnolencia.
  • Aunque suene obvio, hay que recordar que es imprescindible dormir una cantidad suficiente de horas (entre 7 y 8 horas) para poder evitar la fatiga.

Planifica las paradas. La normativa sobre tiempos de descanso es clara: después de una conducción de cuatro horas y media, el conductor debe descansar durante 45 minutos sin interrupción. Sin embargo, es posible sustituir esta pausa, por una de 15 minutos a la hora y media de conducción, y una de 30 minutos a dos horas y media. Esta opción es más adecuada para evitar la fatiga.

Usa la tecnología. La tecnología telemática más avanzada puede ayudar a planificar las rutas incluyendo tiempos de pausa, con el fin de cumplir con la normativa, y asegurar el descanso del conductor. Además, los sistemas para reconocer la somnolencia y las distracciones que integran algunos vehículos pueden detectar los síntomas al monitorizar el movimiento de los ojos, según el tipo de parpadeo.