Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Se trata de una máquina que se instala sobre furgón cerrado, y gracias a su geometría dotada de un brazo telescópico más un brazo pendular de 140º se pude conseguir una altura máxima de trabajo de 14,50 metros, una de las más altas de todas las máquinas disponibles sobre furgón de 3,5 Tn. La máquina está montada sobre una armadura interior tubular sustituyendo la tradicional columna, permitiendo con este diseño liberar todo el espacio central del furgón y optimizando su disposición interior y con un fácil acceso por la puerta lateral.

En cuanto a las plataformas aéreas sobre chasis abierto (de la marca italiana SOCAGE perteneciente al grupo FASSI), la novedad más destacable durante 2009 es el restyling que se va a efectuar sobre la gama APACHE (gama de máquinas adaptables a vehículos ligeros con PMA de 3.500 kg. para conductores con carnet tipo B1).

A nuestro entender el mercado de plataformas aéreas es muy amplio y da cabida a los dos sistemas principales: las máquinas montadas sobre camión y las autopropulsadas. Las plataformas aéreas sobre vehículo tienen una ventaja evidente e innegable sobre las plataformas autopropulsadas y es el ahorro logístico en transporte y tiempo: el mismo operario que va a efectuar el trabajo desde la plataforma conduce el vehículo hasta la zona donde tiene que trabajar, efectúa los trabajos necesarios y cuando termina va a otro trabajo. No tiene que estar a la espera de la llegada de la plataforma, eliminando el coste en "tiempos muertos" que se producen inevitablemente cuando se está pendiente de terceros para efectuar el trabajo. Otro factor a favor de las plataformas sobre vehículo es su mayor versatilidad, sobre todo respecto a las plataformas autopropulsadas de extensión vertical tipo tijera, que no permiten alcanzar objetos en horizontal. De cara a las empresas alquiladoras tienen además la ventaja de que le sacan mayor rentabilidad ya que el cliente viene a sus instalaciones a recoger el vehículo y también se lo devuelve: consume el tiempo que necesita evitando también "tiempos muertos" en el alquiler del vehículo.

Tradicionalmente en nuestro país, los parques alquiladores de plataformas aéras se han dotado siempre en un porcentaje muy alto en plataformas autopropulsadas, y dedicando solo un pequeño porcentaje a las plataformas sobre camión. Esto ha sido debido principalmente al gran volumen de trabajo que se ha generado en el sector de la construcción, donde este tipo de máquinas tienen una mejor cabida ya que suelen ser trabajos dilatados en el tiempo, sobre terrenos donde el acceso de un vehículo no es tan fácil. En la situación actual del mercado, este sector ha sufrido un descenso brutal, mientras que tareas de mantenimiento, instalaciones eléctricas, reparaciones puntuales, etc. se van a seguir produciendo y cada vez en mayor medida. Para este tipo de aplicaciones, que suelen ser trabajos cortos y con una gran movilidad, las plataformas sobre camión resultan mucho más rentables.