Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Pasar con la carga por encima de un edificio de seis pisos, extenderse por encima de un yate, llegar a un tejado a decenas de metros de distancia. Estos son los trabajos que encuentran la mejor respuesta operativa en la grúa Fassi F1950RAL. Para demostrarlo, un equipo ha visitado en Dinamarca al propietario del primer modelo entregado en Europa y lo ha documentado en un interesante documental.

Un modelo de éxito -en efecto, ya se han vendido unas sesenta grúas en todo el mundo-. De estas, veinte son del modelo RAL (acrónimo de Ralla Articolata Lunga -corona articulada larga), la más eficaz gracias a las extensiones del brazo secundario que le permiten tener un alcance de 41 m, mientras que con las manuales llega a los 50 m en vertical, con una capacidad de elevación de 137,6 tm.

La Fassi F1950RAL se ha montado en un camión Scania R490 de cuatro ejes. En efecto, gracias a sus dimensiones particularmente compactas (longitud 4,18 m, ancho 2,54 m y altura 2,55 m), el montaje no necesita el quinto eje como pasa, en cambio, con los principales competidores. Esto se traduce, cuando actúa sin accesorios, en la posibilidad de homologación a 32 t (en lugar de 40 t), convirtiendo el conjunto grúa/camión en un vehículo industrial normal, que no requiere por consiguiente la homologación como medio de obra o incluso como transporte excepcional. Por consiguiente, se dispone de un binomio más manejable, que puede circular sin limitaciones particulares: con una batalla más corta y un radio de curva más estrecho puede acceder a los centros históricos y a otros lugares angostos con facilidad, ampliando notablemente las posibilidades de utilización de la grúa. El camión de base tampoco necesita características particulares; el contenido peso de la grúa (17.800 kg) permite tener una cabina más cómoda y una mayor disponibilidad de espacios para alojar equipos y accesorios en torno a la estructura autoportante de base. En particular, esta estructura es absolutamente autónoma del chasis del vehículo, lo que garantiza que no traslade a éste último tensiones o esfuerzos anómalos que podrían perjudicar su duración y eficiencia.

Una solución que permite utilizar vehículos de producción normal sin montajes especiales. El protagonista del documental es Casper Andersen, hijo del propietario de la empresa homónima, y conductor del conjunto camión Scania R490/ grúa Fassi F1950RAL que, en el vídeo, se presenta en distintas situaciones operativas, todas muy sugestivas por la ambientación, pero sobre todo significativas por las intervenciones que la grúa logra simplificar y realizar de forma segura, incluso en condiciones operativas nada fáciles.