EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Triquinoscopios

Antes de poner en el mercado ciertos productos cárnicos, se debe seguir un procedimiento riguroso para saber si son aptos para su consumo con ayuda del triquinoscopio. La triquina es el nombre de unos parásitos que se alojan en los músculos del cerdo, y tras la ingesta de esta carne contaminada, también pueden depositarse en el hombre. Esta larva da lugar a la triquinosis, una enfermedad parasitaria que hay que evitar a toda costa. Para ello, se utiliza el triquinoscopio, un artilugio que consiste en un microscopio y una pantalla, desde donde se pueden observar los quistes producidos como consecuencia de la triquina. El procedimiento a seguir es muy sencillo, simplemente hay que coger una muestra de los músculos del animal y colocarlos justo en las placas del aparato para visualizar y averiguar si existe o no algún tipo de contagio. Para realizar esta labor hay que tener en cuenta dos cosas fundamentales: la primera es coger una parte de los músculos donde este gusano suele tener más actividad, y la segunda es cortar el músculo en la misma dirección de la fibra.

.CP-CTA-2323661801