¿Dónde residen los principales riesgos laborales en almacenes?

A pesar de la popularidad que tienen los vídeos de accidentes manejando carretillas elevadoras y otros equipos de manutención, los riesgos laborales en almacenes no son un asunto baladí. De hecho, los accidentes de trabajo en el sector del transporte y almacenamiento han aumentado un 6,1 % entre enero y octubre de 2017 frente al mismo periodo anterior.

La seguridad laboral de los trabajadores del almacén es un asunto prioritario para todo jefe o responsable. Sin embargo, ¿cómo identificar los principales riesgos laborales en almacenes? En este post repasamos los factores de riesgo más comunes.

 

1. Factores de riesgo laboral en almacenes

Los riesgos más comunes en el ámbito del almacén están relacionados con tres áreas:

  • El tipo de productos almacenados.
  • La manipulación y transporte de los productos.
  • Las características y distribución del almacén.

 

– Naturaleza de los productos almacenados

El tipo de mercancías almacenadas suelen ser origen de riesgos laborales por su naturaleza y las características del embalaje que las contiene. Para ahondar en ello, no dejes de visitar nuestro post sobre tipos de mercancías donde explicamos en detalle cómo se pueden clasificar.

En este sentido, no serán iguales las problemáticas ligadas al almacenamiento de mercancías peligrosas que a otros productos cuyo contacto con ellos resulta inofensivo para la salud. Además, en el caso de las mercancías peligrosas, la seguridad va más allá de los trabajadores, ya que los riesgos químicos o biológicos se pueden convertir en un problema de salud pública.

Por otro lado, el peso y tamaño de las mercancías pueden entrañar complicaciones relacionadas con su manejo, lo que nos lleva al siguiente punto.

 

– La forma de manipular la mercancía almacenada

La manipulación de objetos también puede representar un riesgo para el trabajador. Esta puede realizarse de forma manual o automática:

  • Riesgos de manejo manual: están relacionados con la utilización de herramientas manuales que puedan resultar peligrosas por ser cortantes, punzantes…, pero también con el levantamiento de peso, las tareas repetitivas, entre otros.
  • Riesgos de manejo automático: están sobre todo ligados al manejo de los equipos de manutención manual como las transpaletas o los que son eléctricos o a motor como las carretillas elevadoras, apiladores o recogepedidos.

Accidente con transpaleta en el almacén

 

–  Las características de las instalaciones del almacén

En este caso, las instalaciones del almacén determinan la esencia de los riesgos laborales. Existen riesgos derivados de:

  • Los flujos de circulación: hay que revisar la organización y el funcionamiento de los mismos, la señalización debe estar situada correctamente…
  • El tipo de estanterías de almacenamiento: la disposición de las estanterías, la altura de las mismas y el material de que están hechas también implica riesgos que considerar.
  • Ambiente del almacén: dependerán de si el almacén es exterior o interior, el ruido ambiental, el exceso o falta de luz, de la temperatura tanto por frío como por calor…
  • Limpieza y acondicionamiento: un mantenimiento deficiente del almacén provoca caídas y tropiezos por falta de limpieza, suelos resbaladizos…

 

2. Seguridad preventiva en los almacenes

La base de la seguridad laboral en los almacenes está en la prevención. ¿Cuáles son los pasos básicos? Estas son algunas sugerencias.

– Revisar la organización del personal: verificar si el trabajo se desarrolla con urgencia o rápido, los riesgos unido a los turnos de noche, estudiar cómo limitar el número de tareas repetitivas…

– Asegurar una correcta ventilación e iluminación: las zonas con falta de luz pueden suponer un riesgo añadido para la operatividad del almacén.

– Comprobar la señalización del almacén: extintores, salidas de emergencia, normas de circulación…

– Analizar el flujo de circulación para identificar situaciones de riesgo con antelación y ponerle solución.

– Proveer al personal, además de formación apropiada, de unos Equipos de Protección Individual (EPI) adecuados que palíen los riesgos de su puesto de trabajo.

– Realizarse un correcto mantenimiento de los equipos de manutención: una avería en una carretilla elevadora puede suponer un riesgo grave para el trabajador.

 

 

Deja un comentario

11 + 4 =