Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Para evitar todo tipo de percances e impedir el deterioro de cañerías y electrodomésticos, Fadisel nos propone su línea de desincrustadoras electrónicas de cal. Pertenecientes a su gama de Economía Doméstica pensada para el hogar, este sistema no sólo evita la posibilidad de nuevas incrustaciones, sino que disuelve progresivamente las ya existentes.

Las ondas electromagnéticas de las desincrustadoras de cal de Fadisel trabajan desde el exterior de la cañería modificando la estructura del carbonato cálcico del agua a una forma no incrustante. Asimismo, la instalación de este sistema electrónico es sencilla y no precisa de intervención en las cañerías.

Simplemente es necesario colocarlo sobre la tubería de agua, sea ésta de plástico o de metal, instalación nueva o antigua. Los desincrustadores de Fadisel son aptos para todos los grados de dureza del agua y no afectan la calidad, las características químicas ni la potabilidad de la misma. Ni siquiera precisan mantenimiento.

Fadisel incorpora a su familia dos modelos de desincrustadores profesionales: la serie C-1000 y la C-1001, ésta última con microprocesador. La desincrustadora profesional C-1000 emite frecuencias de trabajo seleccionables según la dureza del agua (de 0,5 a 2 kHz), resultando especialmente apreciada en viviendas de una o dos familias. Por su parte, la desincrustadora profesional C-1001, que incorpora microprocesador, trabaja con frecuencias de entre 1 y 5 kHz y presenta un programa automático que permite regenera cañerías con frecuencias oscilantes. Su uso está pensado para viviendas, restaurantes, escuelas o comunidades de vecinos con un consumo de agua de hasta 5 metros cúbicos por hora.