EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Mugello se atraganta a los pilotos de Haulotte

  • 03/06/2008, Mugello (Italia)

  • Las buenas expectativas que los tres pilotos Haulotte habían levantado tras su actuación en el pasado Gran Premio de Francia sufrieron un revés este fin de semana en el circuito de Mugello.

 

Solicitar información y/o presupuesto

 

Se ha producido un error y no se ha podido enviar la informaciónNo se ha podido enviar parte de la información.
Por favor, vuelva a intentarlo
Por favor, inténtelo de nuevo

Las buenas expectativas que los tres pilotos Haulotte habían levantado tras su actuación en el pasado Gran Premio de Francia sufrieron un revés este fin de semana en el circuito de Mugello. El precioso y complicado trazado toscano supuso un duro escollo para los miembros del box del 125, mientras que Julito Simón no terminó de sentirse cómodo en todo el fin de semana. Simón sufrió mucho durante la carrera, en un fin de semana poco propicio para todas las KTM, y sólo pudo terminar en el puesto once. Por su parte, Tito Rabat continuó trabajando con el nuevo chasis que le ha proporcionado la marca austriaca, y del que no pudo sacar todo su rendimiento, mientras que Marc Márquez vivió un intenso fin de semana de trabajo en un circuito considerado como uno de los más difíciles del calendario.

Lejos de la mejor puesta a punto

Simón afrontaba con confianza el fin de semana en Italia después de las buenas sensaciones con las que había salido de Le Mans. Siendo la primera vez que iba a rodar con su KTM en Mugello, aprovechar todos los minutos de los entrenamientos se convertía en un factor esencial. Aunque la lluvia que acompañó a los pilotos durante toda la primera jornada terminó fastidiando los planes del piloto Haulotte. "No acabé de encontrarme del todo cómodo con los neumáticos de agua. Aunque tampoco fue un desastre, sí que notaba que en ciertas curvas no podía rodar como mis rivales". De esa primera jornada, Julito salía con una decepcionante undécima posición, aunque con la confianza de que el sábado las cosas iban a mejorar. Pero no fue así. La lluvia dio un respiro a los pilotos, pero las dos sesiones de entrenamientos terminaron siendo insuficientes para que Simón pudiese encontrar una buena puesta a punto en su moto. Algo que, por otra parte, les ocurrió a todos los pilotos KTM. "Sólo pude colocarme el trece en la parrilla. Trabajamos muchísimo, probamos muchas cosas distintas, pero no conseguimos poner el motor a punto. Y tampoco es que el chasis me diese mucha confianza para ir rápido en las curvas... En el entrenamiento libre de la mañana me caí. No me pasó nada, pero perdí algún tiempo. Lo único que me quedaba era esperar al warm-up para intentar encontrar algo que me hiciese sentir más cómodo, y entregarme al cien por cien en carrera". Las malas expectativas de Simón se confirmaron el domingo. El piloto Haulotte apretó los dientes desde la salida pero, al tener que ir forzado, se coló en un par de curvas, lo que le obligó a ir a remolque y con pocas opciones de luchar por los puestos que le corresponden. "La salida fue más o menos buena, aunque perdí algunas posiciones en la primera curva. Me recuperé y me metí en un grupo con Kallio. Le intenté seguir, y pude hacerlo bastante bien, pero en las dos curvas de derechas rápidas me salí de la pista y a partir de ahí perdí el ritmo y la concentración. Es una pena, porque trabajamos mucho en un fin de semana muy duro. Pero no vamos a parar hasta que llegue el resultado que nos merecemos". Julito terminó en el puesto once.

Mugello no es un circuito cualquiera

Marc Márquez vivió en Italia su fin de semana más duro en lo que a trabajo se refiere. Le tocaba enfrentarse a Mugello, reconocido por todos como uno de los trazados más técnicos y complicados del Mundial. "Mugello era un circuito nuevo para mí, pero le pude ir cogiendo el hilo y poco a poco mejorar. Aunque me costó. Los dos primeros entrenamientos fueron en mojado, pero fueron bien y no tuve ninguna caída. Aunque por la tarde fue más complicado, ya que había mucha agua y como tengo poco cuerpo y peso poco, a mí me cuesta un poco más porque no puedo controlar tan bien la moto". El sábado, ya sin agua en la pista, Márquez iba a intentar adelantar todo el trabajo posible, para mejorar el puesto 21 del primer día. Pero no pudo ser. En parrilla se colocó el veintitrés, en un día agotador. "Todos los reglajes que teníamos en la moto eran diferentes de los que pusimos el viernes. Y terminamos el día sin encontrar los más adecuados".

Márquez protagonizaba otra gran salida (ya lo había hecho en Francia) y, en un abrir y cerrar de ojos rodaba en el puesto dieciséis. Aunque el paso de las vueltas terminaba confirmando que Mugello no es cualquier sitio y que a su KTM le faltaba un punto para ser del todo competitiva. El benjamín del Mundial terminó en el puesto diecinueve. "La moto iba algo mejor, pero no del todo. Los mecánicos hicieron un gran trabajo, y quiero felicitar a todo el equipo por el gran esfuerzo de todo el fin de semana. La carrera fue bastante dura. Hizo mucho calor y sufrí un poco con la moto. De motor iba bien, pero de suspensiones todavía no tenía la puesta a punto correcta. Tenemos que sacar el lado positivo, y es que durante el fin de semana fuimos progresando".

Carrera de sufrimiento

Tito Rabat había vuelto a sonreír después de resurgir en Francia. Aunque era consciente, al llegar a Mugello, que esta iba a ser una buena prueba de fuego. El nuevo chasis de la KTM 125, estrenado por el piloto Haulotte en la última carrera, siguió dejándole buenas sensaciones en Italia, pese a que los entrenamientos no fueron ni mucho menos fáciles. "El viernes, con la lluvia, fue complicado. No acabé en una posición demasiado buena, pero era la primera vez que estaba en Mugello, después de que una lesión no me dejase participar en esta carrera el año pasado. Es un circuito muy largo, con curvas rápidas y técnicas, y requiere pensar mucho, estar todo el rato muy concentrado en la trazada. La lluvia del viernes me obligó a hacer un trabajo extra el sábado, como si empezase de cero. El puesto veinte de la parrilla no era muy bueno, pero en 125 tenemos muy poco tiempo para entrenar. Me costaba entrar bien en las curvas y perdía demasiado respecto a mis rivales". Con esta difícil situación, Rabat se presentaba el domingo en la parrilla de salida. Y todo el esfuerzo que estaba dispuesto a hacer para darle la vuelta se fue al garete en la misma salida. "Tuve un problema en el embrague y se me caló la moto. La empujé para arrancarla, y eso me hizo perder mucho tiempo. Estuve toda la carrera rodando solo, sin poder aprovechar rebufos ni seguir la rueda de nadie". Tito pasó en la última posición en la primera vuelta, y ya sólo pudo dedicarse a intentar una remontada imposible que le dejó en el puesto 25. "Lo importante es no desanimarse y tirar para adelante. Por suerte, esta semana volvemos a tener carrera y no tengo que esperar mucho para hacerlo mejor".

Sin tiempo para descansar, el Mundial vuelve a España este mismo fin de semana. Será en el circuito de Montmeló para disputar el Gran Premio de Cataluña.

Teléfono
Ver teléfono
Página web
Visitar Web
E-mail
Enviar Mail
Dirección Pol. Ind. La Garena
C/ Argentina, 13
28806  Alcalá de Henares
Madrid - ESPAÑA
(Haga click aquí para ver mapa)