Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

El problema

La turbina o impulsor es una de las partes esenciales y más sensibles de cualquier bomba, ya que es la responsable del movimiento del fluido.

Por este mismo motivo son las piezas que sufren más desgaste - por abrasión y cavitación- que afecta directamente a la eficiencia de la misma.

Un impulsor de bronce presentaba mucho desgaste por su uso y requería de un tratamiento de regeneración del mismo, ya que los álabes del rotor habían perdido mucha sección y llegaban incluso a presentar perforaciones.

La solución

Tras el desmontaje de esta pieza, se procedió a la preparación mecánica de toda la superficie con un chorreado abrasivo hasta grado Sa 2 ½, según ISO 8501-1.

Los elementos dañados se reconstruyeron con Lotumrepair Metal EG, una resina epoxi con cargas metálicas.

Posteriormente se aplicó un tratamiento protector a toda la superficie del impulsor con Lotumrepair Cerámico FG, una resina epoxi con cargas cerámicas, con una excelente resistencia a la abrasión, y de bajo coeficiente de rozamiento.

El resultado

Con este tratamiento se ha conseguido recuperar la efectividad de esta pieza y mejorar su eficiencia.

La regeneración mecánica es la mejor alternativa a la compra de una turbina nueva, con un coste mínimo respecto al de reposición, sin esperas ni largas paradas en la producción que producen pérdidas económicas.