EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

LyL Ingeniería presenta 10 formas de mejorar el rendimiento del centro de distribución con los sistemas de cubicación y pesaje

  • 27/01/2015, Barcelona

  • Los sistemas de cubicación y pesaje son muy conocidos por su uso en las operaciones de transporte pero pueden mejorar el rendimiento de muchas otras áreas también.

 

Solicitar información y/o presupuesto

 

Se ha producido un error y no se ha podido enviar la informaciónNo se ha podido enviar parte de la información.
Por favor, vuelva a intentarlo
Por favor, inténtelo de nuevo

Como bien sabrá cualquiera que haya tenido que recabar datos de peso y dimensiones en una pila de paquetes, los sistemas de dimensionamiento (también conocidos como sistemas de cubicaje y pesaje) pueden simplificar mucho el proceso. En lugar de luchar con reglas o cintas métricas, todo lo que el usuario tiene que hacer es colocar el objeto o caja en un dispositivo de cubicaje (o en el caso de un pallet, dentro del rango de un sistema de medición por láser), y todo lo demás se hará de forma automática. En muchos casos, el proceso dura unos pocos segundos.
Estos sistemas no sólo son rápidos; también son precisos. Los datos que proporcionan son exactos con un margen de 2 centímetros en las dimensiones de un pallet; de 5 milímetros al medir una caja en movimiento en una cinta transportadora; y de 1 milímetro al medir una caja estática.

"Nunca puedes obtener esa precisión con una cinta métrica", afirma Randy Neilson, director de ventas y marketing de Quantronix, que comercializa la línea de dispositivos de dimensionamiento de CubiScan. "Los sistemas de cubicación pueden mejorar la precisión y la regularidad generales".
Si se pregunta cómo se puede utilizar este equipo en las operaciones del Centro de Distribución (CD), hay muchas posibilidades: más de las que se pueda imaginar. Aunque son más conocidos por su uso en las operaciones de clasificación de paquetes y envíos, eso es sólo una parte. Al integrarlos con otros sistemas (sistemas de gestión de almacenes, sistemas de gestión de transportes y demás), los actuales sistemas de cubicaje y pesaje a alta velocidad pueden mejorar el rendimiento del CD de muchas maneras. A continuación, analizamos brevemente 10 aspectos operativos en los que se utilizan datos dimensionales.

1. Diseño de una instalación

Cuando una empresa empieza a hacer planes para una nueva instalación, una de las primeras cosas que solicitará el diseñador es un informe de los productos que se almacenarán allí: ¿Qué tamaño tienen? ¿Cuánto pesan? ¿Se almacenarán en pallets? Las respuestas lo condicionarán todo: desde el diseño de las áreas de recogida y embalaje de la instalación, hasta el tipo de almacenamiento que se usará en ella.

2. Almacenamiento

Unos buenos datos dimensionales pueden ayudar a los CD a aprovechar al máximo su espacio de almacenamiento. Una vez que las unidades de almacenamiento en stock hayan sido pesadas y medidas, sus perfiles podrán ser almacenados en un sistema de gestión del almacén para determinar cuál es la mejor ubicación de almacenamiento para cada artículo, a qué lugar del edificio deberá ir y si deberá ser almacenado en estanterías dinámicas, baldas u otros soportes de almacenamiento. Esto no sólo ayuda a optimizar el espacio de almacenamiento, sino que también garantiza que las unidades de almacenamiento en stock entrarán bien en los espacios asignados.

Si las unidades de almacenamiento en stock tienen que ser colocadas en sistemas de almacenamiento automatizados, como sistemas de almacenamiento y recuperación automáticos, carruseles, módulos de elevación verticales, o sistemas de almacenamiento robotizados, los datos dimensionales pueden ayudar almacenar los artículos de la forma más densa posible.

3. Al agrupar los datos de dimensionamiento se puede mejorar el proceso de agrupamiento

Una vez capturadas las dimensiones de las unidades de almacenamiento en stock, se importan a un software de agrupamiento especial (generalmente de un sistema de gestión de almacenes), que usa esa información (junto con datos de las características del pedido, como la frecuencia de recogida) para determinar cómo disponer los artículos dentro de las zonas de recogida para optimizar el procesamiento de pedidos.

4. Recogida

En aquellas operaciones en las que los trabajadores recogen directamente las cajas de envío, los datos dimensionales pueden ser cruciales para evitar errores en la selección de la caja. Demasiado a menudo, los operarios tienen que calcular por sí solos qué tamaño de caja usar pero eso puede resultar costoso. Si la caja es demasiado grande, la empresa acaba pagando más de la cuenta. Si la caja es demasiado pequeña, el embalador tendrá que sacar los productos y volver a embalarlos, lo cual puede ralentizar el rendimiento. Los datos dimensionales pueden ayudar a garantizar el uso de una caja del tamaño correcto.

Además, los datos pueden ser útiles para determinar dónde deberían ir los artículos individuales en una caja y en qué pedido deberían ser recogidos para garantizar que todo encaje bien dentro de la caja sin aplastar los artículos que se encuentran en el fondo. Además, una información precisa sobre el peso de las unidades de almacenamiento en stock puede fomentar las buenas prácticas ergonómicas garantizando que las cajas no pesen más de 18,14 kg.

5. Comprobación

Una vez captado el peso de una unidad de almacenamiento en stock y memorizado en el sistema de gestión de almacenes, se podrá usar la información para comprobar la recogida. Cuando se recibe un pedido, el sistema de gestión de almacenes calcula cuánto debería pesar, basándose en el peso de la propia caja más cada uno de los artículos que contiene. Una vez montado el pedido, se pesa la caja (a menudo mediante una báscula en línea sobre una cinta transportadora). Si el peso real no coincide con el peso esperado, se puede apartar la caja para examinarla mejor. La comprobación automatizada puede reducir la necesidad de realizar inspecciones manuales, ahorrando así bastante tiempo y mano de obra.

6. Embalaje

Los datos dimensionales pueden resultar muy útiles a las empresas ayudándolas a optimizar sus embalajes. Los artículos para envío que se encuentran en cajas demasiado grandes, con relleno, pueden dar lugar a muchos desechos y una gran ineficacia (y sucede con mucha más frecuencia de lo que creemos).

En palabras de Hanko Kiessner, Director Gerente de PackSize, un proveedor de sistemas de embalaje automatizados: "La mayoría de las empresas envían cajas que son entre un 40% y un 60% demasiado grandes. Los paquetes demasiado grandes resultan caros".
Unos datos dimensionales correctos abren la puerta a una variedad de soluciones, incluido el uso de cajas a medida. Packsize, por ejemplo, ofrece sistemas que usan la información dimensional para crear una caja a medida en unos 30 segundos. Eso puede parecer caro, pero Kiessner afirma que con las cajas a medida en realidad se ahorra dinero. Aclara que con los sistemas automatizados de Packsize los clientes suelen ahorrar entre un 3% y un 8% de sus gastos de envío, además de reducir sus costes de corrugado en un 20% y el uso de material de relleno entre un 80% y un 100%.

Los datos dimensionales también pueden ayudar con la optimización del embalaje en operaciones que usan cajas de tamaño estándar. Por ejemplo, los datos se pueden usar en la selección de cajas asistida por ordenador y para tomar decisiones sobre la cantidad óptima de relleno para huecos y otros materiales de embalaje.

7. Construcción de pallets

Los datos dimensionales pueden resultar bastante útiles al construir pallets estables. Una vez introducidos los datos en el sistema de gestión de almacenes, éste puede usarlos para determinar cómo deberían apilarse los artículos en el pallet (generalmente, los artículos de mayor tamaño y peso irán debajo) para garantizar la estabilidad.

8. Construcción de la carga

Los datos dimensionales y de pesaje no sólo pueden ayudar a construir pallets, también pueden ayudar a construir cargas para tráilers y otros vehículos de transporte. Cuando en una operación se envían pallets llenos, cajas, productos con formas irregulares o una mezcla de todos ellos, es posible introducir los datos en el software del envío, el almacén o la carga, que luego determinará cómo cargar el camión para aprovechar el espacio al máximo respetando los límites de peso.

9. Envío

La llegada de la facturación según el "peso dimensional" ha cambiado la economía de la paquetería, pero unos buenos datos dimensionales pueden ayudar a los remitentes a evitar errores costosos. Según las normas del peso dimensional del transportista, un remitente que tenga un paquete grande de baja densidad deberá determinar tanto el peso real del paquete como su peso dimensional (que tiene en cuenta la longitud, la anchura y la altura del paquete). Si el peso dimensional supera el peso real, se convierte en la base para calcular el precio del envío. Al recabar datos dimensionales precisos sobre los paquetes, los remitentes podrán garantizar que están aplicando un precio correcto a los mismos y evitar recargos por los transportistas.
Pero no se trata sólo de evitar recargos. Unos buenos datos dimensionales también permiten a los remitentes estimar el precio que cobrará un transportista para comparar precios.

10. Atención al cliente

Un buen servicio incluye proporcionar buenos datos a los clientes. Al comunicar los datos dimensionales de sus productos, dará a los clientes la posibilidad de usar esa información para mejorar sus propias operaciones. Además, si cobra por envío, podrá aumentar su credibilidad entre los clientes al incluir en las facturas los datos dimensionales y de peso pertinentes. Así, estarán seguros de que se les cobra lo correcto por el envío.

Teléfono
Ver teléfono
Página web
Visitar Web
E-mail
Enviar Mail
Dirección Parc Tecnològic Barcelona Nord
C/ Marie Curie, 8-14, A-209
08042  Barcelona
ESPAÑA
(Haga click aquí para ver mapa)