Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Sara Caneda soñó YAMLAMINIM ("haz lo que el corazón te dicte", en lengua moré), y junto a un grupo de soñadores que creían también que un mundo mejor era posible, iniciaron este proyecto que hoy es una realidad que consigue mejorar la vida de muchas familias que no han tenido la suerte de nacer en nuestro mundo. Y es que YAMLAMINIM opera en Burkina Faso mejorando la educación y las estructuras básicas de servicios a la población de las aldeas.

La elección de Burkina Faso se debió a la coincidencia de participar en un proyecto allí. La curiosidad por conocer la realidad del país