Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

El evento contó con la participación de parte del ejecutivo de Manitou, entre los que se encontraban su fundador Marcel Braud, Michel Denis, CEO de Manitou, Fernand Mira, presidente de la división MHA (Material Handling & Acces), Laurent Bonnaure, vicepresidente de Sales & Marketing, y Jacqueline Himsworth, presidenta del consejo de administración, quienes expusieron la historia y las nuevas estrategias del grupo.

Para el acto de celebración, fue elegido el Musée des Arts Forains de París por compartir los valores y la historia familiar de Manitou en cuanto a pasión, espíritu emprendedor y deseo de sorprender. En este sentido, el fundador de Manitou, Marcel Braud, expuso cómo su madre decidió crear BRAUD general mechanics a partir del deseo que dejó su padre tras su fallecimiento.

«Mi madre me dijo en 1944, cuando tenía 13 años, "Marcel, vamos a crear BRAUD general mechanics, como tu padre habría querido, nos dejó todos los elementos". A partir de ahí me inicié en la profesión y poco a poco aprendí a dirigir una empresa», explicó Braud.

Origen de las carretillas elevadoras Manitou

Una vez creada la empresa, en 1958 Braud se cuestionó "¿por qué no invertir un tractor agrícola, añadir un mástil de elevación y dirección hidráulica?" para crear una máquina original. De esta manera nació la primera carretilla de mástil, la MC5, y el nuevo nombre: MANITOU.
«Tenía que encontrar un nombre para la nueva máquina y, después de un brainstorming familiar, decidimos que fuese Manitou, que significa "quien puede manejarlo todo" en francés. Éste se puede pronunciar en todos los idiomas, lo que lo hacía ideal para el desarrollo internacional» expuso Marcel Braud.

Destinada al mercado de la construcción, la carretilla MC5 tenía una capacidad de carga de 500 kg y fue el punto de partida de una gran gama de carretillas elevadoras.