EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Caso práctico en G&0: un portazo al fuego

  • 01/09/2008, Barcelona

  • La puerta EPF-240 de la firma Punisa protege de las llamas un proyecto de transporte en Barcelona.

 

EL DESAFÍO

El principal reto que se les presenta es la manipulación de una puerta de grandes dimensiones (12,5 m x 2,7 m) y un peso de 2.000 kg en un espacio tan reducido y de poca maniobrabilidad como una obra. La constructora OHL les abre un paso en la calzada de las calles Córcega con Balmes (Barcelona) para poder introducir la puerta mediante una grúa en el subsuelo.

LA SOLUCIÓN

Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya y TMB (Tranportes Metropolitanos de Barcelona) tienen la necesidad de compartimentar un espacio de dos sectores contraincendios entre las dos empresas. Punisa lo soluciona con una puerta EPF-240 conectada desde la central de incendios.


LOS BENEFICIOS

En los túneles para paso de personas se ha fabricado y montado una puerta EPF-240 homologada en los laboratorios Applus de Bellaterra. La puerta dispone de una célula fotoeléctrica para detección de paso de personas en el supuesto de que se active la alarma. Los operarios de TMB podrán abrir y cerrar dicha puerta cuando lo deseen y en caso de que se conecte la alarma, ésta se cerrará.

G&0: compañía experta en la construcción de toda clase de obras, servicios y mantenimientos. En la especialidad de obras ferroviarias ejecuta todo tipo de proyectos ya sean de ancho ibérico internacional o métrico en infraestructuras de túneles, apeaderos, viaductos, metro o metro ligero.