EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Nuevo sistema de humidificación para productos frescos de Termigo

  • 29/02/2012, Godella (Valencia)

  • La nebulización permite prolongar la vida de los productos frescos conservando sus propiedades (textura, color, olor, sabor) de forma natural, económica y respetuosa con el medio.
  • Empresa: Termigo, S.L.U.

 

Con los sistemas de pulverización de agua es posible mantener una humedad constante y alargar la vida de los productos frescos como frutas, verduras, pescado, carne o quesos.

Las frutas y verduras están en gran medida compuestas de agua, por lo que la pérdida de frescura se debe principalmente a una deshidratación rápida del producto, como consecuencia de la evaporación del agua.

El agua se evapora, debido a la diferencia entre sus valores contenidos en los vegetales y en el aire circundante. Por medio de un sistema de nebulización, el nivel de humedad en el aire vuelve a establecer sus valores óptimos, bloqueando el proceso de deshidratación.

Además, los sistemas de pulverización, siguiendo con el principio de climatización adiabática, reducen la temperatura y enfrían los productos expuestos en los mostradores.

Los productos de pescadería también están sujetos a pérdidas de frescura por la deshidratación, ya que están compuestos de agua en gran medida (superior al 70%). Además, el sistema de nebulización puede controlar la propagación de olores en los alrededores.

Algunos tipos de carnes, embutidos y quesos también sufren problemas de deshidratación, por lo que los sistemas de pulverización son una muy buena solución para restaurar de forma natural un adecuado microclima para conservar o mantener los alimentos.

La nebulización permite prolongar la vida de los productos frescos conservando sus propiedades (textura, color, olor, sabor) de forma natural, económica y respetuosa con el medio. Como consecuencia: productos más atractivos y apetecibles para el consumidor.

Beneficios de los sistemas de humidificación por pulverización de agua:

  • Alarga la vida del producto fresco, manteniendo sus cualidades (textura, brillo, color, olor, peso)
  • Facilita el proceso de maduración en algunos tipos de fruta
  • Controla la propagación de olores
  • Fácil instalación (vitrinas expositoras, cámaras frías, almacenes, barcos de pesca)
  • Económico y respetuoso con el medio (no requiere de exceso de frío ni de conservantes).