Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

La empresa Kruch Sidos consigue inspeccionar automáticamente el desgaste de una pieza que es clave para garantizar el buen funcionamiento de los Trolleybuses. Antes, cientos de piezas eran inspeccionadas de forma manual por varios operarios cada noche, éstos decidían si las piezas se cambiaban o si seguían en uso para el día siguiente. Ahora esta inspección se realiza con un perfilómetro 3D, obteniendo el desgaste exacto de la pieza. De esta forma Zúrich consigue realizar un mantenimiento basado en el estado de la pieza, es decir, sólo se cambian las piezas que lo requieren, y las que están bien se utilizan hasta el fin de su vida útil. Con la automatización, se reduce de cinco horas a una hora el tiempo de inspección, y el uso de piezas cambiadas antes de que fuera necesario. Al final, los operarios pueden dedicarse a tareas más complejas y se protege el medioambiente de una producción de carbón innecesaria.

Kruch Sidos con sede en Barcelona, pertenece al grupo austriaco Kruch Railway Innovations, y se dedica a desarrollar proyectos de ingeniería de simulación eléctrica y visión artificial. Recientemente han entregado un proyecto en Zúrich que permite optimizar recursos en el mantenimiento de una de las piezas claves para garantizar el buen funcionamiento de los trolebuses.

Los trolebuses son vehículos eléctricos que circulan gracias a una catenaria que les transmite la energía necesaria para moverse. A diferencia de los tranvías, necesitan de un circuito positivo y un negativo pues las ruedas de caucho los aíslan. Una de las partes más importante del trolebús es la pieza de carbón que frota con la catenaria por la que pasa toda la corriente necesaria para mover el vehículo y sus pasajeros. Esta pieza está compuesta de una pieza de carbono la cual se va desgastando durante el funcionamiento del bus. Si el desgaste de esta pieza es muy pronunciado puede provocar la parada el vehículo o provocar daños en la catenaria, pudiendo alterar la fiabilidad del transporte público.

Por lo tanto, inspeccionar el estado de esta pieza es imprescindible para garantizar un servicio de trolebús con calidad suiza. Antes un operario controlaba la pieza cada noche de forma visual, ahora este cambio se realiza solo cuando realmente se necesita.

Esta inspección la realiza un perfilómetro láser 3D Serie LJ-V de Bitmakers. Este sistema puede realizar hasta 64 000 lecturas por segundo, siendo uno de los más rápidos del mercado. Además, puede realizar 16 mediciones al mismo tiempo obteniendo detecciones estables. Las nubes de puntos se analizan de forma local y los resultados se envían a una aplicación web basada en la nube desarrollado por Kruch Sidos. Los operarios esperan a que todos los vehículos estén de vuelta al depósito, imprimir los resultados de la aplicación y cambiar las piezas que les indica el sistema.

Esto implica:

  • Reducción de costes en el mantenimiento.
  • Lograr un retorno de inversión a corto plazo.