Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Dahlhausen Medizintechnik GmbH encargó a Jungheinrich automatizar su transporte de palets entre la nueva área de entrada de mercancías y el área de logística existente en Halberstadt. El objetivo era transportar el gran volumen de mercancías bajo unas condiciones de proceso controladas y durante períodos largos eficientes. Dahlhausen ofrece una amplia gama de suministros clínicos y produce respiración artificial, entre otras cosas. La empresa ha estado trabajando con Jungheinrich desde que se establecieron en la ubicación de Halberstadt. "Nos hemos expandido constantemente en los últimos años. El espacio se volvió limitado en algún momento", explica Holger Linke, Gerente de Dahlhausen Medizintechnik GmbH en Halberstadt.

Esto significa que la nueva área de entrada de mercancías solo podía descentralizarse de la fábrica. Los resultados fueron rutas de trabajo más largas. "Estábamos buscando una solución que pudiera garantizar procesos eficientes y fiables y, al mismo tiempo, que aliviase a nuestros empleados de transportes largos y monótonos. Los vehículos de guiado automático (AGV) parecían una solución obvia", dice Linke.

La solución de Jungheinrich para Dahlhausen en Halberstadt consitió en dos vehículos de guiado automático ERC 213a. Las carretillas son apiladores eléctricos con barra timón Jungheinrich equipados con componentes de automatización y navegación, y guiados por un software de dirección. La ERC 213a se orienta en el espacio utilizando láseres y reflectores instalados a lo largo de la ruta. Los escáneres de seguridad revisan continuamente los alrededores de la carretilla en busca de obstáculos. Esto significa que la seguridad está garantizada en todas las direcciones y la carretilla puede trabajar en entornos mixtos con carretillas manuales y peatones.

La utilización de vehículos de guiado automático libera a los empleados del trabajo rutinario estandarizado y les permite centrar su atención en tareas más importantes. Los vehículos de guiado automático ayudan a aprovechar al máximo los escasos recursos, al mismo tiempo que se ahorra tiempo y dinero. Gracias a la automatización, los flujos de trabajo también se vuelven particularmente fiables y se garantiza la fiabilidad del proceso.

Las soluciones automatizadas de Jungheinrich para Dahlhausen en Halberstadt operan como un sistema independiente. Esta solución puede conectarse en cualquier momento con el sistema de gestión de almacenes empleado por Dahlhausen. Otros vehículos de guiado automático pueden incorporarse a posteriori en caso de una futura expansión.