EL MARKETPLACE INDUSTRIAL
para empresas y profesionales

Módulos prefabricados: de contenedores a viviendas

15/11/2016, Cornellà de Llobregat (Barcelona)

¿Conoces la infinidad de aplicaciones que pueden tener los módulos prefabricados? ¿Sabes de qué están construidos y cuáles son sus usos más frecuentes? Te descubrimos las distintas posibilidades que ofrecen estas construcciones prefabricadas.

 

Un módulo para cada necesidad

Los módulos prefabricados son construcciones realizadas, normalmente, a partir de una estructura metálica con cerramientos fabricados en paneles sándwich. También pueden fabricarse con hormigón o madera. La calidad de estos materiales convierte un módulo prefabricado en un espacio para uso temporal o definitivo, incluso habitable, ya que es una solución con un gran aislamiento térmico y acústico.

Entre los tipos más frecuentes de construcciones prefabricadas se encuentran:

  • Las casetas de obra y los módulos sanitarios, muy presentes en el sector de la construcción;
  • Las oficinas prefabricadas, que pueden utilizarse como espacios de venta temporal;
  • Las casetas de vigilancia, para la seguridad en espacios abiertos;
  • Y otros edificios como colegios, comedores de empresa, vestuarios, salas para eventos, etc.

Estos edificios modulares cubren, por tanto, distintas necesidades y son diseñados y construidos de modo sostenible por las empresas del sector, que conocen bien las posibilidades que ofrecen estos módulos y aprovechan su versatilidad para crear construcciones modulares a medida de sus clientes.

Muchas de estas empresas ofrecen también el servicio de alquiler de módulos prefabricados.

Calidad con menos coste y en menos tiempo

Si hay que destacar alguna característica de los módulos prefabricados, además de la versatilidad, es el bajo coste que tienen respecto a otro tipo de construcciones más tradicionales. Pero veamos todas las ventajas que pueden aportar:

Ahorro de costes: es un error asociar el material prefabricado a la mala calidad. El ahorro de costes de estos módulos está en que los precios de los materiales, de igual calidad que en construcciones convencionales, son más bajos porque se obtienen a partir de compras masivas y estandarizadas y porque los módulos son fabricados de un modo industrial, es decir, forman parte de una producción en cadena. Por otro lado, el traslado de los módulos prefabricados se puede hacer con costes mínimos, por lo que también representan un ahorro respecto a un edificio tradicional.

Rapidez de fabricación e instalación: el corto tiempo de fabricación, de entrega y de instalación es otro de los rasgos distintivos de un módulo prefabricado. El tiempo de fabricación de cada módulo se reduce considerablemente si lo comparamos con una construcción convencional y, además, la instalación y la composición de los edificios prefabricados es sencilla: se realiza mediante ensamblaje.

Flexibilidad y personalización: los módulos prefabricados ofrecen una versatilidad enorme. El hecho de que sean apilables y, como su nombre indica, modulares permite crear edificios de distintas características y que cubran las necesidades particulares de cada cliente. Tanto pueden servir como un sistema de almacenaje como convertirse en un aula o en un local social. Pueden combinarse entre ellos, de manera que los edificios son fácilmente ampliables si surgen necesidades de espacio. También permiten distintas configuraciones en cuanto a dimensiones, materiales, diseño, colores, acabados, etc. y pueden ser personalizados a gusto del cliente.

Respeto al medio ambiente: la mayoría de materiales que se utilizan en la construcción de los módulos prefabricados son reutilizables o reciclables, por lo que tienen un carácter sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Además, cuentan con un gran aislamiento térmico y acústico, evitando pérdidas de energía.

Vivir en un módulo prefabricado

Todos estos rasgos diferenciales y las ventajas que ofrece un módulo prefabricado han contribuido al auge de las casas prefabricadas como viviendas habituales. Aunque este tipo de viviendas no es nuevo en el mercado, cada vez más se convierte en una alternativa a las viviendas convencionales dada su buena relación de calidad-precio. De hecho, una casa prefabricada está considerada un bien inmueble, por lo que es hipotecable. Eso sí, necesitarás un buen terreno donde asentarla.

¿Cómo puede transformarse un módulo prefabricado en una casa? El hecho de que los módulos puedan unirse y apilarse entre ellos permite crear espacios modulares totalmente adaptados y personalizados a la demanda del cliente. Están preparados para incluir cualquier tipo de instalación, ya sea eléctrica, de gas, mobiliario... Todo ello para conseguir como resultado una casa de estética y diseño modernos.

Y si se te queda pequeña en unos años, la solución pasa por instalar un nuevo módulo y ganarás espacio de manera fácil.

¿Te lo estás pensando?

 

Por Virginia Moral (Redacción Logismarket)