En 2019, Storopack quiere potenciar la imagen de su producto estrella: el ​PELASPAN® BIO​. Los chips de embalaje son usados por muchas empresas que realizan envíos a domicilio para proteger sus productos. Storopack ha vendido hasta principios de este año chips de embalaje PELASPAN® hechos con plástico reciclado y, a su vez, reciclables. Pero dado el poco peso de los chips y su tamaño, la empresa de origen alemán decidió dar otra vuelta al producto. Así surgió la idea de unos chips de embalaje biocompostables para que, en caso de que los chips acaben en el suelo o en la calle, puedan deshacerse con el contacto con el agua y no dejar ningún resto perjudicial ni en el mar, ni en las playas ni en las calles.

PELASPAN® BIO, una fórmula biocompostable con certificado europeo

PELASPAN® BIO es un producto de relleno 100 % sostenible, fabricado gracias a una fórmula reutilizable e innovadora. Los chips de embalaje PELASPAN® BIO son biodegradables y biocompostables. La materia prima de estos chips es el almidón de maíz, y son inoloros. Storopack ha conseguido además que los chips de embalaje PELASPAN® BIO consigan la certificación EN 13432, otorgada por el Comité Europeo sobre productos biodegradables o compostables.

Los chips PELASPAN® BIO de Storopack están hechos con materiales orgánicos y no incorporan metales pesados. La empresa de embalaje ha conseguido dar con una solución ecológica sin perder todas las ventajas de sus productos gracias a su forma de S que rellena los huecos de la caja donde se inserta el objeto y fija el producto.