Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

Yale ofrece una amplia gama de soluciones, que van desde motores de combustión interna a baterías de ácido plomo y de ion de litio.

La tecnología de Ion de Litio es cada vez más viable comercialmente para una amplia gama de industrias, que se benefician con ella de una mayor productividad y un menor coste total de propiedad.

A lo largo de la última década, las soluciones de energías innovadoras han demostrado ser un punto de inflexión positivo para una amplia gama de industrias, incluyendo el sector de la manutención. Cuando se utilizan en la aplicación correcta, los equipos propulsados con energía eléctrica pueden permitir aumentar ahorro y eficiencia a los clientes - pero no es así en todos los casos. Yale Europe Materials Handling ha invertido en diferentes gamas de soluciones, orientando a los clientes con sus expertos en la industria hacia las opciones más apropiadas para satisfacer sus necesidades específicas.

La importancia de conocer la aplicación del cliente antes de determinar la mejor solución de energía a emplear fue objeto de debate por parte de Veronica Grasso, Product Manager en Yale, en una reciente conferencia organizada por la revista Logistica.

"El conocimiento de la aplicación es clave y las operaciones deberían tener en cuenta si la tecnología de ion de litio es la mejor solución para ellas. En muchas aplicaciones las baterías de ácido plomo trabajan extraordinariamente bien y siguen siendo la mejor elección, mientras que nuestras eficientes máquinas diésel y de GLP siguen siendo la elección preferida cuando sea necesario trabajar de manera continua o cuando se necesite disponibilidad y cuando las carretillas se almacenen al aire libre o se utilicen en condiciones de calor o frío intenso", comentaba Veronica.

"Sin embargo, es importante tener en cuenta que los clientes se guían cada vez más por el impacto medioambiental de los medios que eligen, así como por el coste total de propiedad. A medida que aumenta la capacidad de las carretillas eléctricas con la introducción de nueva tecnología, están siendo consideradas por los clientes como una opción para muchas más aplicaciones", añadía Veronica.